Historia de las Fallas

Las Fallas de Valencia es una festividad que se celebra en la ciudad de Valencia del 1 al 19 de Marzo. Si bien es una fiesta que con los años se ha modernizado, lo cierto es que cuenta con más de 150 años de historia. 

 

1800

Las ideas precursoras de lo que conocemos actualmente como las Fallas, se remontan allá por 1800, cuando los carpinteros y ebanistas se preparaban para las festividades de su santo, Sant Josep, el 19 de Marzo. Los trabajadores de la madera exponían por las calles sus trabajos del año, haciendo mérito de sus habilidades como acto festivo. Además, para prepararse para la primavera y simbolizar la llegada del nuevo ciclo, quemaban los restos inservibles y virutas en grandes pilas de fuego que se formaban en los centros de las calles y plazas. Estos restos los quemaban junto con los soportes que aguantaban las lámparas, también llamados “Parots”, puesto que ya no se iban a usar más con la llegada de los días más largos.

 

Sobre el año 1870, se comienzan a perseguir las festividades paganas tales como el Carnaval o las Fallas, lo que unos años más tarde se traduciría en una respuesta en defensa de las festividades populares. Surge entonces “La Traca” la primera revista sobre las Fallas, que otorgando un premio a aquellas más originales, propicia la competición entre las distintas asociaciones. 

A los pocos años, el perfeccionamiento por esta tradición fue creciendo, y pocos años después se alcanzó una de las principales características de esta festividad valenciana; La sátira y la burla. Los artesanos utilizaban este día donde podían exponer sus obras en la calle para ironizar y satirizar a sus políticos y gobernantes y así hacer visibles sus quejas desde una visión humorística Tanto se molestaron aquellos que recibían las burlas, que comenzaron a encarecer las cuotas para poder plantar los monumentos, para que así dejara de hacerse, llegando en pocos años de 5 a 60 pesetas. Esto provocó que en 1886, como símbolo de protesta, no se expuso ninguna falla por las calles de Valencia.

 

En 1889, tres años después, la Guerra de Cuba provocó la primera suspensión de las Fallas, a solo dos días de su celebración. 

 

1900

 

En el año 1901, el Ayuntamiento de Valencia comienza a otorgar los premios municipales y, con este gesto, se pone de manifiesto la unión entre el pueblo y el poder político por propiciar este arte y preservar su festividad. Al destacar lo artístico por encima de lo político, se dio pie a que los artistas buscaran crear monumentos cada vez más bellos. 

Así, las Fallas iban creciendo y cogiendo forma para convertirse en un atractivo para el turista nacional. En 1927, se formaba el primer Tren Fallero, que trajo gran número de turistas madrileños a conocer las fiestas de Valencia. 

En 1931 se elige a la primera Fallera Mayor, Ángeles Algarra. Y pocos años después, este distintivo se extendería a la categoría infantil. 

Un año después, en 1932 se celebra por primer vez la semana fallera, para conseguir ampliar el período de este ambiente festivo a más de un par de días. 

Fallas 37. El arte en guerra » Premios Goya 2021

 

En 1934 se escoge el primer “Ninot Indultat”, como un gesto de preservar el monumento más querido por la gente para la posteridad. Se acaba conformando así las Fallas q1ue conocmeos a día de hoy, con todas sus partes tradicionales, tales como la Plantà, la Despertà, la Nit del Foc y la cabalgata del Reino.

 

 

Durante los años 1937-1939, las Fallas se suspenderían a causa de la Guerra Civil Española, para no provocar aglomeraciones que pudieran atraer ataques. Este sería el período más largo durante el cual las Fallas se suspenderían. 

 

 

Y por último, en el año 2020, a causa de la pandemia de Covid-19, las Fallas se suspendían en medio de su festividad. El año siguiente, 2021 se aplazarían a 5 meses más tarde, en Septiembre.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.