La Cremà

LA CREMÀ

La Cremà es el último acto de las fallas y tiene lugar el 19 de marzo. Consiste en dar por finalizadas las fiestas quemando los monumentos que por toda la ciudad se han ido construyendo a lo largo de la última semana. Para dar opción a poder ver varias de estas fallas quemar y por seguridad, se hacen de manera escalonada, siendo las últimas en quemarse las participantes en la Sección Especial (las más grandes) y la de la Plaza del Ayuntamiento.

En primer lugar, hacia las 21-22 de la noche tiene lugar la quema de las fallas infantiles, en un horario más apto para los más pequeños. Una vez finalizan, se va con las grandes. Dependiendo de cada falla y su presupuesto, los actos de la quema suelen ser, en primer lugar, una pequeña traca que avisa de que se va a quemar esta falla. Si la falla es algo más grande, suele ir acompañado por un castillo de fuegos artificiales. Cuando finaliza el espectáculo aéreo, otra mascletà conecta la mecha desde la fallera mayor de dicha falla hasta el propio monumento, que previamente alimentado con potenciadores de fuego, comienza a arder inmediatamente. Por último, suena el himno de la Valencia, tan tradicional como la propia cremà.

Al día siguiente, y gracias a los servicios de limpieza, las calles de la ciudad amanecen como si nada hubiera pasado. Ningún rastro queda de los enormes monumentos que antes se alzaban en cada calle y plaza a de Valencia y alrededores.